Los y las amezketarras han vivido siempre en estrecho contacto con el entorno. Contamos con un rico patrimonio natural y cultural y en este espacio hemos querido recopilar información sobre Aralar, el valle glaciar de Arritzaga, el manantial Zazpiturri, las argizaiolas o Fernando Amezketarra.

LA OFERTA DE ESTE VERANO ES LA SIGUIENTE

SÁBADOS, A LAS 18:00 HORAS:

  • TALLER DE TALO (2, 16, 30 de julio y 13,27 de agosto)

Taller que permitirá realizar todo el proceso de elaboración, desde tomar una mazorca hasta terminar en un talo. Terminaremos comiendo talos rellenos con productos de los y las  baserritarras de Amezketa.

Precio: niños (menores de 8 años) 3 €

Adultos 6 €

Coste guía 60 €

  • VISITA GUIADA ARGI EZKUTUAREN BILA (9, 23 de julio y 6, 20 de agosto)

Desde los dólmenes de Aralar hasta las argizaiolas, una exposición sobre las costumbres de la cultura vasca y una visita guiada a las conocidas argizaiolas de Amezketa para conocer los ritos de las mismas. Al inicio de la visita también se ofrecerá la posibilidad de degustar los productos de los y las baserritarras de Amezketa.

 Precio: 3 € por persona

Coste guía 60 €

DOMINGOS DE JULIO Y AGOSTO, A LAS 12:00 HORAS:

  • Visita libre al centro de interpretación del patrimonio natural y cultural de Amezketa y Aralar. También habrá ocasión de comprar y degustar los productos de los y las baserritarras de Amezketa.

 Precio: 3 €

Se pueden realizar las reservas de todas estas actividades llamando al 657 370 156 o escribiendo al correo electrónico pellozabalagunea@amezketa.eus

 En el voluminoso TRATADO DE MOLINOLOGIA (Los molinos de Gipuzkoa) del autor Antxon Aguirre Sorondo (1988), en la página 296, cita:

YERABIZCAR-BEKOA o GOEN-ERROTA-BEKOA

Se trata de un molino ligado en todo al anterior, con la sola diferencia de poseer dos pares de piedras y estar situado a 10 metros aguas abajo. Se encuentra desmantelado.

 SITUACIÓN. Junto al caserío GEREBISCAR, frente a las paredes del antiguo palacio de Intxausti, en el casco de Amezketa a 100 metros aproximadamente de la iglesia parroquial.

Echando la vista atrás, como cita José María Otermin en su libro “Amezketa etxez etxe” (pág. 308), bajo el título de Molinos de Ierabizkar, dice así:

Bajo este nombre trabajaban antiguamente dos molinos: el de Ierabizkar goikoa y el de Ierabizkar behekoa. Este último es conocido hoy en día como el viejo Molino. También se les llamaba molinos de Goen.

La propiedad de estos dos molinos estaba dividida en dos. Por un lado, una mitad pertenecía al pueblo de Amezketa. Por otro, el segundo, del dueño de Jauregi Haundi.

Vayamos al año 1673. Veremos a un carpintero trabajando denodadamente con sus ayudantes. Los amezketarras Miguel Mendizábal y Miguel Lizeaga reconocerán al finalizar su cometido:

“Dijeron que por horden de esta dicha Villa havia echo y obrado ciertas obras de carpinteria Pedro de Apaeztegui vecino desta dicha Villa y oficial carpintero en los molinos llamados Goen Errotas y puente que pasan dellas y en las casas concejiles desta dicha Villa por este presente año”. GAO-PT1083.

No tienen ninguna duda de su trabajo en los molinos de Ierabizkar:

“Y las que estan echas en los dichos molinos y puente que la dicha villa tiene a medias con Don Juan de Eraso y Amezqueta vecino desta dicha Villa tocantes della balen asimismo a toda costa con sus materiales y acarretos veinte y seis ducados de vellon”. GAO-PT1083.

Estamos en 1755, 9 de junio. Se pretenden realizar obras en estos molinos. Para ello hay que firmar la escritura de transportes/acarreos y para hacer cal. Para ello se han animado tres amezketarras: Juan Bautista Arizmendi, Gaspar Galartza y Antonio Pagola. Trabajos asumidos:

“haran la conducion de la piedra labrada necesaria y tambien la piedra losa para las obras de cantería de los molinos de Yerabizcar propios de esta Villa y de Don Joseph Antonio de Eraso”.

En 1760, por orden de las autoridades locales, el maestro cantero Juan Bautista Eizmendi estudió los dos molinos. ¿Para qué? Esta es la respuesta:

“vio el molino de arriba de Yerabizcar para hacer la nueva presa y el molino de abajo para hacer una havitacion”.

Según un documento firmado el 1 de octubre de 1764, y teniendo en cuenta que ese año nació Fernando Amezketarra, Carlos de Loidi y Martín Esteban de Lantz arrendaron ambos molinos de Ierabizkar.

En 1863 vivían Juan Ignacio Gomendio y Ana Joakina Galartza con sus hijas: María Micaela, Ignacia Antonia, María Josefa, María Lorentza, María Fulgencia, María Francisca y Josefa Martina.

Como hemos dicho en varias ocasiones, la mitad de los molinos de Ierabizkar pertenecían al pueblo de Amezketa y la otra a los propietarios de Jauregi Haundi.

Después de que la mitad de lo que correspondía al pueblo de Amezketa perteneciera al comerciante donostiarra Pedro María de Quehielle, Miguel Antonio Agirrezabala, residente en Madrid, compró el molino:

“finca rustica de dos molinos sitos en jurisdicion de Amezqueta los cuales se hallan juntos en el sitio llamado Yerabizcar, contiene el uno dos piedras harineras y habitacion para el molinero, y el otro sola una piedra, sobre el rio que baja de Aralar a Alegria, confinan por cuatro todos puntos con el dicho río, via publica y terrenos de la villa de Ascensinea (sic)”.

En cuanto a la parte correspondiente a Jauregi Haundi, la Marquesa doña Luisa Romeo quiso venderla durante aquel tiempo:

“La Marquesa vende la finca de este numero á don Francisco Maria Goicoechea por la cantidad convenida de cuatro mil pesetas, que la vendedora confiesa ante el Notario que da fé, tenerlas recibidas del comprador Goicoechea… En su virtud don Francisco Maria Goicoechea y Elorza, mayor de edad, viudo, Molinero y vecino de la villa de Amezqueta insciribe a su nombre. Tolosa. 27 de octubre de 1885”.

Lo cierto es que Francisco Goikoetxea llevaba unos años viviendo en el molino de Ierabizkar. En 1877, los hijos del viudo Francisco Goikoetxea tomaron el sacramento de la Confirmación: Nazaria, José Ignacio, Tomás y Luisa Goikoetxea Agirreurreta.

Francisco Goikoetxea vendió el molino a doña María Sorarrain Sagasti en 1900. A la muerte de Doña María, Francisca Feliciana Dionisia Artsuaga Sorarrain será la nueva propietaria a partir de 1907.

Ierabizkar goikoa no sabemos cuándo dejó de moler el grano. Para 1950 las huellas más evidentes estaban perdidas.

Lo que llamábamos Ierabizkar o Errotazahar, que nosotros conocimos, tenía dos partes. Por un lado, la vivienda. Por otro, el que fue molino.

La última familia que vivió en esta casa fue Lukas Artano Karrera y Feliziana Sagastume Karrera. Lucas y Feliciana se casaron en 1922; Lucas era pastor y tenía su cabaña en Pardeluts. Alguna vez también llevaba el rebaño a Bizkaia, pero en la mayoría de los casos a la costa guipuzcoana (Altzola). Feliciana trabajó muchos años en la papelera de Amezketa. En esta casa han nacido los gemelos Pilar y José.

 El Ayuntamiento de Amezketa renovó en 2009 la parte del molino pero no el edificio anexo al molino.

El molino Ieraregibizkar figura en el listado de bienes y elementos catalogados en las Normas Subsidiarias Municipales de Régimen de Protección Básico, así como en el listado de posibles zonas y elementos arqueológicos de nivel D. Esta instalación hidráulica está clasificada como patrimonio industrial. 

Amezketako Udala : Fernando Amezketarraren plaza z/g. 20268 Amezketa
Tel: 943.65.31.89 | Fax: 943.05.40.30 | udala@amezketa.eus

© 2018 Amezketako udala.